¿Cómo llevar a tu empresa a las redes sociales?

Bien dijo Aristóteles que “el hombre es un ser social por naturaleza”, de ahí que desde siempre ha pertenecido a grupos sociales y ha creado redes de personas con las cuales comparte los mismos intereses.

La llegada del internet ha traído consigo las redes sociales, las cuales aparecen en la primera década del siglo actual y en el portal RD Station las definen como: “estructuras formadas en internet por personas u organizaciones que se conectan a partir de intereses o valores comunes. A través de ellas, se crean relaciones entre individuos o empresas de forma rápida sin jerarquía o límites físicos”.

El objetivo inicial de la creación de las redes sociales hace casi 20 años, como MySpace, o incluso Facebook, era sencillamente conectar personas a través de internet y crear una comunidad de “amigos”.

Hoy en día, las redes sociales han adquirido gran relevancia y una dimensión muy diferente a lo que era su objetivo inicial. Para una empresa, e incluso para una persona, sus redes sociales son una carta de presentación, e incluso el primer contacto con un cliente potencial; el “catálogo” de cualquier producto, negocio, artista o influencer. No se trata simplemente de postear contenido aleatoriamente, la gestión de las redes sociales debe además hacer parte de una estrategia de marketing definida y apuntar al cumplimiento de objetivos y metas.

Entendiendo esto, podemos hablar de cómo las redes sociales pueden beneficiar a tu empresa:

  • En primer lugar, te pueden servir para mostrar la historia de tu empresa, su misión y su visión, sus objetivos, sus colaboradores y todo lo que envuelve la cultura organizacional.
  • Pueden ser un efectivo portafolio para dar a conocer tus productos o servicios con fotos o videos en diferentes formatos.
  • Algunas de ellas tienen incluso herramientas de compra, conectadas directamente con el e-commerce de tu empresa, como por ejemplo Instagram o Facebook.
  • Por último y no menos importante, las redes sociales funcionan como un canal de servicio al cliente en el cual puedes recibir preguntas, quejas y reclamos y comunicarte de forma ágil y rápida con tus clientes.

Ahora la gran pregunta,

¿Cómo empezar a usar las redes sociales para tu empresa?

  • Ten presente que no basta con crear un perfil en Instagram, Facebook, LinkedIn o YouTube, sino que debes tener claro tu objetivo y tus metas para ingresar al mundo de las redes sociales y el material para alimentarlas constantemente. Como mencionamos anteriormente, las estrategias que desarrolles en tus redes sociales deben provenir directamente de una estrategia de marketing general y responder al cumplimiento de unos objetivos específicos.
  • Define a tu público objetivo y aspectos como la edad y perfil demográfico de tu cliente ideal. Así podrás dirigir tu estrategia de redes sociales enfocándose específicamente en ese cliente y en el tipo de red o redes que éste más utiliza.
  • Cuida la estética de las redes sociales, la calidad de tus infográficos, fotografía, videos y la calidad de tus textos y mensajes son pilares fundamentales en la creación de marca y en cómo resuena con tu público. La imagen de tu marca, el tono de voz con el que se escribe y se habla con los clientes, el logo, los colores y tipografías, son algunos de los diferentes factores que deben estar presentes y estratégicamente definidos en tu estrategia de redes.
  • Finalmente, debes definir tu ruta y tu plan, ¿cada cuánto vas a publicar? ¿Qué tipos de publicaciones vas a incluir? ¿Quién va a generar dicho contenido? ¿Quién se va a encargar de responder los mensajes que reciban? ¿Qué preguntas crees que tiene tu comunidad y cómo vas a responderlas? Ten en cuenta que esto no es tan sencillo como suena. Una estrategia y un manejo efectivo de las redes sociales es una tarea que toma tiempo y conocimiento, y cuando se realiza de manera mediocre, puede tener resultados negativos para el posicionamiento e imagen de tu empresa.

Algunos tips extra:

  1. Los usuarios de las redes sociales consumen mucha información diariamente, y de todo tipo. Por esto tus publicaciones deben ser lo suficientemente frecuentes y estar adecuadamente enfocadas y dirigidas a tu público objetivo para captar su atención fácilmente, y así generar la presencia y el posicionamiento deseados, y obviamente la conversión subsecuente.
  2. En cuanto a los horarios de publicación, es conocido que en ocasiones los tiempos de mayor tráfico son en la noche, pero esta no es la única variable por considerar; también debes tener en cuenta el objetivo de tu publicación, las preferencias de ese público y observar frecuentemente las estadísticas de tu perfil, en las cuales podrás encontrar información más específica para analizar el comportamiento de tus publicaciones.
  3. ¿Tienes el lenguaje de tu marca bien definido? Este es otro aspecto de gran importancia. Tu marca debe tener un lenguaje bien definido y coherente, tanto en gráficos e imágenes como en textos. La mejor manera de identificarlo es preguntarte: ¿cómo hablan las personas que hacen parte de tu público objetivo?
  4. Finalmente, si tu objetivo es crecer rápidamente y hacerte visible de una forma un poco más fácil, debes considerar invertir en pauta, es un gasto adicional, pero es la mejor forma de llegar a tu público objetivo efectivamente.

Ahora bien, cuando se trata de FINTECH, ¿cómo se construye una buena estrategia de redes sociales?
Primero que todo, ¿qué definimos como “buena”?

Aunque las respuestas a esto pueden ser subjetivas, podemos estar de acuerdo en que una buena estrategia de redes sociales es aquella que genera altos niveles de “engagement” y “click through rate”. Una cuenta de Instagram con miles de seguidores, pero sin interacción, es sencillamente una farsa y no cumple ningún objetivo estratégico.

Estos son algunos tips para las FINTECH sobre cómo construir estrategias efectivas de redes sociales:

  • Tener claridad de lo que se quiere lograr con las redes sociales y generar las expectativas acordes a esto. Como una FINTECH, hay tres razones por las cuales quieres tener redes sociales:
    • Servicio al cliente: para responder inquietudes o sugerencias
    • Exposición: para que las personas que te busquen siempre te encuentren en redes sociales
    • Engagement: comunicarse con usuarios y generar confianza

La exposición no es suficiente, especialmente en el sector de FINTECH. El cliente debe sentir confianza hacia la marca y sentirse bien atendido.

  • Adopta un tono de voz que atraiga y que convierta los temas pesados de finanzas y economía, en divertidos y fáciles de digerir. El público que interactúa con redes sociales son las generaciones jóvenes, por lo cual una comunicación extremadamente corporativa, seria, y aburrida sencillamente no debería estar en redes sociales.
  • ¡Arriésgate! Las empresas que mejor desarrollan estrategias de redes sociales, y que verdaderamente se destacan, son aquellas que se arriesgan, ya sea en el contenido, en el tono, o en la parte gráfica.
  • Hazlo bien o mejor no lo hagas. Una estrategia mediocre de redes sociales puede tener consecuencias mucho más devastadoras que simplemente no estar presentes.

Teniendo claro todo esto, ¡bienvenido a la era en la que la comunicación digital es parte fundamental de nuestras vidas!

¿Ya nos sigues en redes sociales? ¿Qué esperas?

Escrito por Juanita López, jefe de Marketing en Exponencial Confirming

También te podría interesar el siguiente artículo: ¿Cómo puede el internet beneficiar mi negocio?.



1
¿Necesitas ayuda?
¡Bienvenido a Exponencial Confirming! ¿Cuéntanos en qué podemos ayudarte?